El voto de tu vida

Posted on septiembre 21, 2015 
Filed under Publicado en el diario Las Provincias

El voto de tu vida

Dicen los entendidos –yo, en este asunto, confieso hablar de oído– que la clave para una buena paella reside en tener en fuego en todo momento bajo control, subiéndolo o bajándolo en función de los ingredientes que en cada momento se añadan y del momento de cocción del arroz y, naturalmente, asegurándose de que nunca llegue a apagarse, pero que tampoco se descontrole hasta echar a perder el guiso.

La imagen me ha venido a la mente porque me da la impresión de que eso es exactamente lo que ha estado haciendo Artur Mas con su famoso “Procès” en los cinco interminables años transcurridos desde que llegara a la Presidencia de la Generalitat. Mas ha sido capaz de enervar a una buena parte de su electorado, romper la coalición de la que su partido formaba parte desde 1978, hundirle en el fango de la corrupción y hacer indistinguible su programa del de su principal adversario. Pero, en cambio, ha mostrado una habilidad fuera de lo común a la hora de mantener vivo el “Procès”, echándole más leña cuando parecía que iba a apagarse, pero cuidándose también de que la hoguera no se le fuera de las manos, no fuera a ser que alguien en Madrid decidiera quitarle el polvo al 155 –que, pese a que algunos no capten la diferencia, no es el calibre de un obús sino el número de un artículo de la Constitución.

Ahora, en cambio, parece que la cosa va en serio. “El voto de tu vida” –el lema escogido para su campaña por “Junts pel Sí”– obliga a pensar que se han acabado los tanteos y los faroles, las apelaciones al diálogo, y las retiradas estratégicas, y que las del 27S van a ser –esta vez de verdad–, un punto de no retorno. El principio del fin. La más alta ocasión que vieron los siglos.

Solo que este mismo líder que ahora emplaza a los catalanes a decidir su futuro de una vez por todas es el mismo que tres años atrás convocó elecciones anticipadas, pese a disfrutar ya de una confortable mayoría en el Parlament, para recabar de su electorado un mandato inequívoco a favor de la secesión. El mismo que luego de obtenerlo adujo que éste no era concluyente y debía ser ratificado en un referéndum que mantuvo al país en vilo durante meses. Y, naturalmente, el mismo que al día siguiente de haber presentado el 9N como un triunfo arrollador del independentismo, se sacó de la chistera un nuevo adelanto electoral para –¡adivínenlo!– recabar de los catalanes un mandato inequívoco a favor de la secesión.

Ni el CIS ni yo sabemos que saldrá exactamente de las urnas en la tarde del 27S. Pero al menos un servidor tiene claras dos cosas: que si los del “Junts pel Sí” pierden, no se la envainarán; y que si ganan, no se marcharán. Lo que garantiza, sí o sí, cuatro años más de bronca si Mas pierde. O solo dos, si es que gana.

Comentarios



Deja un comentario





¡IMPORTANTE! Responde a la pregunta: ¿Cuál es el valor de 10 6 ?