¿Al asalto del cielo?

Posted on octubre 26, 2014 
Filed under Publicado en ABC (Comunidad Valenciana)

Podemos

El hecho de que a estas alturas del siglo veintiuno todos los pueblos civilizados hayamos hecho renuncia expresa a la guerra como medio para resolver nuestras diferencias no obsta para que el lenguaje bélico siga impregnando muchas esferas de nuestra vida cotidiana. Quizás por carecer de mejores habilidades literarias, o tal vez por un comprensible deseo de echarle una pizca de épica a nuestro día a día, no es infrecuente que nuestros medios se refieran a esa enferma que toma resignadamente sus medicamentos diciendo que se halla “peleando” por su vida; a aquel otro que no se resigna a ver vulnerados sus derechos, que ha emprendido una “batalla” ante los tribunales; o a ese que se afana por anunciar sus productos, que está lanzando una “ofensiva” publicitaria.

Pero si ha habido un ámbito en en el que este lenguaje belicista se ha resistido a entrar, ese ha sido el de la política. Quizás porque en este país no están del todo olvidados los tiempos en los que las diferencias ideológicas se dirimían a tiros en las calles –o, ya metidos en harina, a cañonazos desde las trincheras–, o tal vez porque con la barriga llena de langostinos lo de reivindicar la “lucha” obrera suena a auténtica broma, lo cierto es que en la política española casi siempre se ha reivindicado el diálogo y se ha practicado la negociación. Siquiera sea porque el lenguaje confrontacional, que tan buenos resultados puede dar en una campaña electoral, sirve de bien poco una vez iniciada la legislatura en el hemiciclo parlamentario.

Pero hete aquí que la irrupción de Podemos en el panorama político español parece llamada a cambiar también eso. De modo que mientras alguno de sus líderes asegura con satisfacción que determinados sectores sociales deberían tenerles miedo, otro parafrasea a Marx al sostener que el cielo –llamativa hipérbole, cuando de lo que se está hablando es de algo tan mundano como el poder– debe tomarse al asalto, y no por consenso.

Malo. Muy malo. Para todos los que crean en la convivencia; pero también para los propios dirigentes de Podemos. Porque si algo nos demuestra la experiencia es que los tipos más peligrosos no son siempre los más fanáticos. Son a menudo los más asustados.

Comentarios



Deja un comentario





¡IMPORTANTE! Responde a la pregunta: ¿Cuál es el valor de 9 7 ?